‘El Visionario’, el primer unipersonal de Borja Nicolau

Un show cargado de optimismo y buen rollo, que incita a que persigas tus sueños

Nos desviamos un poco de la línea general de los espectáculos de stand-up comedy a los que solemos asistir, próximos a la estética y/o formas del underground más comercial (con un puntito de macarrismo y decadencia, pero sin pasarse), para acercarnos al mundo, la historia y el positivismo de Borja Nicolau, que hace unos meses presentaba su primer unipersonal de comedia, ‘El Visionario’ en el Teatreneu de Barcelona.

Borja Nicolau es cómico, comunicador, locutor, ingeniero y prácticamente cualquier cosa que se proponga, y aunque admite que formar parte de una familia económicamente bien posicionada - algo intuíamos, no es que tenga un nombre típico de periferia - le ha ayudado en muchos aspectos, decidió no conformarse con el camino que parecía que la vida había marcado para él. Pese a llevar obsesionado con la comunicación desde los dieciséis, haber trabajado como locutor de fin de semana en la emisora Flaix FM durante más de cuatro años, y llevar un año representando el show 'La Hora de la Verdadjunto a Ritxi Olivé y Julen Axpe, mantenía, a la vez, una carrera laboral perfecta, impecable y bien pagada como ingeniero para la compañía HP.

En Febrero de 2020, hace poco más de un año, Borja por fin lo veía claro y comunicaba a su empresa, familia y allegados la decisión de dejarlo todo para dedicarse a la comedia y la comunicación a tiempo completo. Un proceso que, ni corto ni perezoso, decidió documentar - en parte - en ‘El Salto’, un breve documental inspiracional que hace un canto al “Persigue tus sueños” al más puro estilo Mr. Wonderful y que el visionario de Borja estrenó el día 10 de marzo de 2020 a modo de carta de presentación, sembrando las primeras semillas de donde debía brotar su nuevo camino.

Dicen algunas pseudo-teorías mágicas new age que si deseas algo con todas tus fuerzas, el universo conspira a tu favor, y de ser cierto - sorpresa: no lo es - sin duda, alguien ha pasado mucho tiempo concentrando su energía y rezándole al universo para truncar los planes de Borja. Cuatro días le duró a Borja el impulso inicial de su nuevo proyecto de vida y no porque se rindiera o cambiara de opinión, sino porque cuatro fue el número exacto de días que pasaron desde la publicación de su documental hasta la declaración del Estado de Alarma por Covid-19 que decretó el cierre de teatros, salas y bares (y de casi todo lo demás) durante meses.

Por supuesto, Borja no se dejó amedrentar por la cuarentena y el confinamiento y como otras y otros artistas, siguió cultivando su imagen pública y su gusto por la comunicación y la comedia mediante directos de Instagram, sus ‘Aperitivo de Amigotes’, que emitía varios días a la semana desde su perfil, desde el que él mismo ya empezaba a autoproclamarse como ‘El Visionario’.

Con la finalización del Estado de Alarma y la rebaja en las restricciones a la movilidad y al derecho de reunión, el verano pasado, Borja se lanzaba a la carretera junto a Julen Axpe en una ruta en la que recorrieron diversos pueblos de Catalunya y Euskal Herria para realizar monólogos con una furgoneta como escenario principal. Una gira rural que, precisamente, sería el punto de partida para que ambos empezasen a perfilar sus primeros shows unipersonales, 'El Visionario' (Borja) y ‘Furgonólogo’ (Julen).

A finales de octubre del año pasado, Borja Nicolau anunciaba en redes, por fin, el estreno de “El Visionario”, un show de comedia basado, precisamente, en el buen ojo del artista para escoger el momento de lanzarse a la piscina.

Esta vez no fueron cuatro, sino ocho, los días que Borja pudo disfrutar del subidón antes de que una nueva tanda de restricciones por Covid-19 volviera a hacer bajar la persiana de teatros y salas, elevándose por encima de Nostradamus en la escala visionaria, aunque, por suerte, solo fueron quince días de cierre y el 29 de noviembre el primer unipersonal de Borja Nicolau, 'El Visionario', veía la luz.

'El Visionario' es un show optimista, ameno y amable. No se trata de un monólogo de humor blanco o familiar, pero tampoco pretende poner a prueba los límites del correctismo, lo que quiere es que pases un rato agradable y, con un poco de suerte, contagiarte del virus del “Persigue tus sueños” del que Borja sigue siendo portador.

Se trata de un show en el que la interacción con el público cobra especial relevancia, no sólo porque de vez en cuando el artista nos haga partícipes del espectáculo, sino porque, además de incluir como parte del show una arriesgada 'Entrevista Visionaria' a alguien de la audiencia que también tuviera la idea de su vida en el momento menos apropiado para el mundo en general, Borja dedica la primera parte de ‘El Visionario’ a conocer a los asistentes a través de sencillas preguntas que sirven para generar un ambiente de confianza en el que, de alguna manera, metafóricamente y durante una hora, ya no somos completos desconocidos que coinciden en un teatro.

Pero no, tampoco se trata de un show de impro. En ‘El Visionario’ hay para todos los gustos. ¿Querías ver un monólogo? Lo tienes. ¿Lo que a ti te gustan son las imitaciones de famosos? Lo tienes. ¿Eres más de charlas motivacionales? Sorpresa, ‘El Visionario’ también tiene momentos en que pensarás, brevemente, que te has colado en una TED Talk. Además, también hay lugar para la proyección de diapositivas y vídeos que acompañan a la narración del artista. You want it, you got it.

A parte de arrancarnos muchas sonrisas y no pocas risas, Borja demostró ser un excelente comunicador, por algo es formador en habilidades comunicativas y presentador de eventos.

Se le nota cómodo en el escenario y con el público y escucharle contar su historia se siente como un reencuentro con un antiguo amigo. Aunque quizás le falte rodar el show un poco más para acabar de exprimir su potencial y encajar todas las piezas a la perfección - no olvidemos que es su primer solitario y todavía no lleva muchas funciones - tiene algo bastante bueno entre manos.

Por si fuera poco, hace apenas un mes, lanzaba el primer episodio de su nuevo proyecto, ‘El Salto Podcast’, un programa sobre cambios de vida que cuenta ya con tres capítulos y al que ha invitado a cómicos como Víctor Parrado y Xavier Castells.

A pesar de todo, la leyenda de Borja Nicolau como Visionario sigue creciendo, con Greatest Hits como: realizar un sorteo de entradas en Instagram para fidelizar seguidores y que el azar quisiera que fuera su propio padre el que las ganara, o invitarnos a su show para hacerle una review pocos días antes de que mi madre sufriera un ictus y tuviéramos que dejar la web bajo mínimos durante más de un mes. Aquí está el artículo, ¡por fin!. Lo prometido es deuda, y entre gente visionaria, hay que apoyarse, porque si no nos flipamos entre nosotrxs, ¿Qué nos queda?

Os dejamos, como siempre, algunos enlaces de interés: